ATAQUE CARDÍACO Y PARO CARDÍACO: SUS PRINCIPALES DIFERENCIAS

Según un estudio realizado por la Unidad de Difusión de Estadísticas de Salud, el paro cardíaco fue una de las 10 principales causas de muerte en Guatemala en el 2016. Las afecciones cardíacas son la principal causa de mortalidad en todo el mundo, y, Guatemala no es ajena a esta realidad. En este sentido, muchas personas son afectadas por infartos ocasionados por una alimentación desordenada y la ausencia de ejercicio.

Entonces, ¿en qué se diferencian? El ataque cardíaco se produce cuando se bloquea el flujo de sangre hacia el corazón, es decir, no ingresa el oxígeno para el funcionamiento correcto del órgano más importante del cuerpo. Entre los síntomas más comunes están el dolor u opresión en el pecho, dificultad para respirar, mareo, transpiración y pérdida de consciencia son algunos de los indicios del cuadro cardiovascular, según expertos de Cleveland Clinic.

Por su parte, el paro cardíaco ocurre cuando el corazón deja de latir inesperadamente.  Cuando esto sucede, el suministro de sangre al cerebro y al resto del cuerpo también se detiene. Al ser una emergencia médica, el paro cardíaco generalmente provoca la muerte, de no tratarse en los siguientes minutos. Del mismo modo, los signos que pueden presentarse son colapso súbito, ausencia de pulso y falta de respiración.

Investigadores de Cleveland Clinic, indican que la mayoría de las personas que presentan un paro cardíaco pueden sentir que su corazón se acelera o presentar mareos. Sin embargo, más de la mitad de los que han experimentado este mal, no advierten síntomas.

Es importante tener en cuenta que, así como no hay dos personas iguales, no hay dos ataques cardíacos similares. Asimismo, para alguien que ha padecido de un ataque cardiaco, las señales de un siguiente ataque podrían presentarse de manera distinta.

Like 
Share