Samsung y Glasswing International trabajan mano a mano para llevar la tecnología a las aulas de clases

La visión de Ciudadanía Corporativa de Samsung con sus programas educativos es la de hacer un aporte fundamental a la sociedad, ampliando las posibilidades de los niños y niñas a través de conocimientos y habilidades del siglo XXI que les abran el camino para competir y alcanzar todo su potencial.

Es por esto que Samsung ha establecido alianzas estratégicas con organizaciones con metas afines, como es el caso de Glasswing International, ONG con la que ha firmado un acuerdo de cooperación para ejecutar acciones orientadas a contribuir en la mejora de la calidad educativa de niños, niñas y adolescentes.

Precisamente con Glasswing International, Samsung Latinoamérica llevó a cabo exitosamente en Panamá el programa Soluciones para el Futuro (Solve for Tomorrow), concurso a través del cual los jóvenes de educación media pusieron a prueba su creatividad y conocimientos científicos para promover soluciones de impacto en su entorno. Un total de 208 proyectos fueron registrados al concurso, del cual resultó ganador el Instituto Profesional y Técnico Abel Tapiero Miranda de San Lorenzo, con su propuesta “Un dulce propósito”.

Christian Martínez, director regional de Programas de Glasswing International, habla sobre la experiencia de Soluciones para el Futuro y la alianza con Samsung.

1) ¿Cómo le ha parecido la acogida que ha tenido el concurso entre la comunidad estudiantil panameña?

- El concurso Soluciones para el Futuro extiende la posibilidad de participación para convertirse en instrumento de desarrollo, empoderamiento y equidad social, involucrar a todos los actores de la comunidad educativa: directores, docentes, estudiantes y hasta padres de familia.  Esto se evidencia en el crecimiento que ha tenido el concurso desde que lo hicimos por primera en 2014, cuando hubo una participación de 103 propuestas. Este año, se recibieron 208 propuestas a nivel nacional, de centros educativos de todo el país.  Eso nos indica claramente que en Panamá no solo hay talento, sino jóvenes con ganas de demostrar al mundo que sí podemos cambiar nuestro entorno. Y todo inicia con una simple idea y la ayuda de un concurso que procura estimular en los jóvenes la curiosidad, el ingenio y el amor por la investigación, poniendo en práctica sus conocimientos científicos, tecnológicos y matemáticos para responder ese desafío de plantear una propuesta de solución o idea que les ayudaría a cambiar su realidad y a mejorar sus vidas.

2) ¿Cuál sería la ventaja para la juventud el tener contacto temprano con la tecnología?

- Sin lugar a dudas la tecnología permite la independencia y el empoderamiento del individuo.  En el caso de los jóvenes, entre más temprano el acceso, mejor.  En mi época usábamos lápices de colores y rotuladores para expresar nuestras ideas.  Hoy los niños y niñas tienen tabletas, celulares inteligentes con aplicaciones móviles que permiten la expresión a sus ideas.  Hoy podemos crear una animación en 3D y enviar esa animación a una impresora 3D para permitir que tome una forma física.  Esto es fascinante para un hombre de 45 años, pero un joven es ya algo normal.  En mi criterio, el acceso a la tecnología permite no solo la socialización y construcción de relaciones a través de redes sociales; también posibilita el incremento creativo y con una buena guía hábitos como la lectura.  El acceso a temprana edad a estas herramientas que hoy deberían ser un requerimiento básico en la educación, no solo permite crear y hacer, sino también crea esa poderosa independencia posible de cambiar vidas y el mundo. 
 

3) Glasswing International ha colaborado en varios programas educativos de Samsung en varios países, ¿qué fortaleza ve usted en esta alianza?

R.- El Proyecto Samsung Smart School se implementó a nivel regional en Centroamérica, el Caribe, Ecuador y Venezuela a través de una alianza intersectorial entre Samsung Electronics Latinoamérica y la Fundación Glasswing International, con la participación de Ministerios de Educación, otras ONG’s, comunidades educativas y voluntarios corporativos, para contribuir a mejorar la calidad de la educación a través de la inclusión, correcta apropiación y contextualización de metodologías de enseñanza-aprendizaje con tecnología en el sistema de educación público.

El objetivo general de la alianza intersectorial es garantizar una ejecución de recursos efectiva y la generación de impacto. Samsung busca tener una presencia constante y duradera en las comunidades donde se encuentra. Al contar con la experiencia de Glasswing en proyectos educativos y de empoderamiento comunitario, se garantiza la integración de la multinacional con la sociedad civil.

Desde el 2014 se implementaron 42 aulas inteligentes del programa Smart Schools en 13 países en Guatemala (Ciudad de Guatemala, El Progreso), El Salvador (San Salvador), Honduras (Tegucigalpa), Nicaragua (Managua), Costa Rica (San José, Heredia), Panamá (Ciudad de Panamá, 24 de Diciembre), República Dominicana (Santo Domingo, Santiago), Trinidad & Tobago (Port of Spain, Siparia), Jamaica (Kingston), Aruba (Oranjestad), Guyana (Georgetown), Venezuela (Isla
de Margarita) y Ecuador (Guayaquil).

En el caso de América Latina el enfoque de Ciudadanía Corporativa de Samsung es la de  desplegar la experiencia y tecnología para proveer acceso a una mejor educación y a distintos tipos de oportunidades de aprendizaje. Con esta práctica, Samsung contribuyó al alcance de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030.

Like 
Share